¿Qué es la Huella Hídrica y cómo reducirla?

La Huella Hídrica se define como el volumen de agua necesaria para la elaboración de un producto o para facilitar un servicio. En el caso de un producto, corresponde al volumen de agua consumido tanto de forma directa como indirecta, lo que considera tanto las fuentes acuáticas subterráneas como superficiales y TODA el agua que se ha usado para la producción y distribución del producto.

Lo anterior nos lleva a pensar en que “el agua que gastamos” no es solo la que usamos para ducharnos o lavarnos los dientes, sino todo aquello que consumimos, pues requiere de agua para su producción. Considerando la escasez mundial de agua, cobra relevancia una postura ética y responsable en torno a la Huella Hídrica, y a toda esa agua que, en definitiva, no vemos, pero sí gastamos. 

En la industria de la cosmética, han emergido corrientes para hacerle frente al tema, como lo es la “Belleza Waterless” (Belleza Sin Agua), la que hoy es mucho más que una tendencia. Se trata de un estilo de vida sustentable, y una forma de evitar el packaging innecesario y los ingredientes tóxicos que utilizan para fabricar y conservar productos a base de agua.

La cosmética sin agua nos permite reducir nuestra Huella Hídrica y lograr productos concentrados. ¿Sabías que un shampoo líquido convencional tiene alrededor de un 70% de agua y solo alrededor de un 30% son principios activos? Así es, y un 30% que incluye, además, conservantes, sulfatos y siliconas, que nuestro cuerpo no necesita. 

En ND, estamos muy conscientes de la responsabilidad que nos corresponde frente a la escasez de agua, y es por esto que lanzamos una línea capilar CERO HUELLA. Son productos que no utilizan agua para su elaboración, por lo que son muy concentrados, lo que los hace más efectivos y potentes.

Y tú, ¿te sumas?

ND