| Josefina Costa

Las razones de por qué la industria cosmética es tan contaminante

Sólo imagina una mañana cualquiera en tu rutina. En la ducha nos enjabonamos, luego humectamos nuestra piel, cepillamos nuestros dientes, aplicamos maquillaje, y sigue… Estos actos son parte de nuestra rutina diaria, y no nos damos cuenta del enorme peso que tiene la industria cosmética en nuestras vidas y del impacto ambiental que genera en el planeta. 

Se dice que una persona aplica una media de 7 productos al día. ¡Multiplícalo por el número de habitantes a nivel mundial! Es demasiado.

Pero, ¿qué es lo que la hace tan contaminante? Bueno, confluyen varios factores. Uno de ellos es el tema de las materias primas que se emplean para fabricar estos productos. Según expertos y medioambientalistas, en la cosmética convencional la gran mayoría de aceites y conservantes que se utilizan vienen del mundo petroquímico. Esto significa que se tiene que hacer la extracción del petróleo, lo que es muy contaminante.

Y esto se agrava cuando consideramos que muchos productos contienen polímeros plásticos que no tienen una biodegradabilidad fácil, por lo que quedan en el medio ambiente. Un ejemplo de estos son los micro plásticos, presentes en pastas de dientes y exfoliantes, los que terminan en aguas marinas, donde son ingeridas por los animales y pasan a formar parte de la cadena alimentaria.

Otro factor es la huella de carbono generada por el transporte de los productos. El petróleo que se usa en cosmética debe ser trasladado a fábricas que generalmente están localizadas en China, Estados Unidos y Europa, donde es sintetizado para ser trasladado de nuevo a los distribuidores, lo que supone un doble circuito contaminante. Ante esto, suena sensato comprar productos producidos en tu país. (Lee sobre cómo en ND reducimos nuestras emisiones de CO2 en un 62%, aquí)

El último factor es el packaging. El plástico es el material predilecto, sin embargo, permanecerá en el planeta más que uno mismo como ser humano. Elige materiales que sean reciclables y, en lo posible, comienza a evitar el envase, eligiendo productos en barra, como los de nuestra línea cero huella.

Sabemos que suena un poco desesperanzador, pero lo que queremos transmitirte es que no es necesario que renuncies a tus cuidados, basta con que practiques un consumo consciente.

ND

Deja un comentario