Si no son plásticos ¿De qué están hechos nuestros envases y cómo reciclarlos?

Al desarrollar Natural Detox siempre pensamos en una línea de productos que fuera amigable con nuestra piel, pero también con nuestro medio ambiente y es que si queremos darle un detox a nuestro cuerpo ¿cómo no hacerlo también con la tierra?

Investigando descubrimos que desde el año 2015 se han generado más de 6.900 millones de toneladas de plástico en el mundo, de las cuales solo un 9% es reciclado, un 12% incinerado y un 79% se acumula diariamente en vertederos o de lleno en el medio ambiente, contribuyendo a la contaminación de éste (fuente: National Geographic). Con esta información en mente iniciamos nuestra cruzada contra el plástico y nos determinamos a buscar una alternativa que fuera eco-amigable e igualmente práctica.

Así dimos con un material que cumplía con lo que buscábamos: 100% reciclable, hecho a partir de materia prima vegetal, libre de derivados del petróleo (como el plástico convencional) y que en su proceso de producción incluso contribuye a combatir el cambio climático.

Entonces ¿de qué están hechos nuestros envases? Se trata de un bio-plástico llamado polietileno I'm green ™ hecho de etanol de caña de azúcar, el cual tiene las mismas propiedades físicas que el polietileno convencional, hecho de materia prima fósil como petróleo o gas natural y que a diferencia de éste, está hecho de materia prima renovable.

¿Y cómo se hace? El proceso de producción comienza con la cosecha de la caña de azúcar, un cultivo que en su proceso natural de crecimiento (fotosíntesis) captura el CO2 de la atmósfera. Luego, la caña de azúcar se envía a la fábrica de nuestro partner Braskem para el proceso de molienda y conversión en etanol, para luego deshidratarse y convertirla en etileno verde y luego en plástico verde. En esta etapa, se transfiere a compañías de tercera generación, denominadas compañías de procesamiento o conversión, donde se transformarán en contenedores, bolsas y embalajes hechos de polietileno verde ¡como nuestro envase!

El aspecto y funcionamiento de este bio-plástico es igualmente efectivo que el plástico convencional, pero con una GRAN diferencia. Al ser una materia prima renovable, la caña de azúcar (materia prima base de nuestros envases) captura y repara el CO2 de la atmósfera en cada ciclo de crecimiento. Esto significa que la producción de polietileno I'm Green contribuye a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con el polietileno convencional, hecho de materiales fósiles. Como resultado, la huella de carbono del polietileno I'm greenTM es negativa, cuando se considera un análisis de ciclo de vida del material.

Y si no es plástico ¿se puede reciclar nuestro envase? ¡Claro que si! El polietileno I'm green ™ es un material reciclable y, de hecho, se puede reciclar normalmente utilizando los mismos procesos en uso hoy en día. Sólo debes buscar en tu punto limpio favorito el contenedor amarillo correspondiente a PET 2 y ¡listo!